Los mejores consejos para ahorrar en la factura de la luz y el gas

0
61

En la actualidad, vivimos un momento en el que prácticamente toda la sociedad nos hemos visto obligados a permanecer dentro de nuestra casa, aislados, por varios meses. Este encierro ha supuesto que muchas familias hayan visto cómo sus facturas de gas y la luz se incrementaban, sobre todo en aquellos lugares donde, hasta hace poco, seguían con temperaturas bajas. 

Aprovechando este momento, en el que sabemos que el consumo de energía ya habrá aumentado debido al confinamiento, queremos aportar todo tipo de ideas sobre cómo pueden las familias recortar en esos gastos de consumo de luz y gas en sus viviendas. Para esto, hemos consultado con los expertos en mantenimiento calderas en Zaragoza, que nos han hablado, entre otras cosas, de la importancia de realizar revisiones periódicas a las instalaciones que dependen de la luz y el gas, de modo que podamos corroborar que están funcionando bien. Al fin y al cabo, los pequeños errores de funcionamiento, aunque puedan parecer superfluos, en realidad pueden ser el principal causante del aumento del gasto en las facturas de energía de un hogar.

Así, a continuación podréis conocer cuáles son los principales trucos y consejos para que vosotros también podáis ahorrar significativamente, reduciendo vuestro consumo de luz y de gas.  

Mantener y revisar los equipos

El primer y más importante consejo de esta lista es, sin duda, el preocuparnos por hacerle un mantenimiento constante y una serie de revisiones periódicas a nuestros equipos de luz y gas. Los fogones de la cocina, las calderas de gas, los radiadores o los aparatos de aire acondicionado son algunos de los dispositivos que más luz y gas consumen en nuestras casas, por lo que debemos estar atentos a su correcto funcionamiento para que no aumenten el consumo de energía. 

En el caso de las calderas de gas lo más recomendable es realizar, como mínimo, una revisión de mantenimiento cada cinco años. De este modo, reducimos el riesgo de accidentes y aseguramos que nuestra caldera se encuentre siempre en perfecto estado, con la máxima eficiencia. Tampoco está de más recordar que una caldera debe ser sustituida por un modelo nuevo cuando haya dado, máximo, 15 años de vida. 

Además, en el caso de aquellas casas donde la calefacción sea de gas y cuente con una instalación completa de caldera y radiadores, también debemos preocuparnos por realizar revisiones periódicas cada temporada. Se deben purgar los radiadores y vigilar que todos funcionen de manera correcta una vez haya terminado la época de invierno. 

Finalmente, en cuanto a los equipos de aires acondicionados también es recomendable hacerles limpiezas y revisiones anuales, ya que son aparatos bastante sensibles que, al mínimo fallo, aumentan muchísimo el consumo de energía. En este caso, debemos limpiar los filtros, el desagüe y cuidar tanto los aparatos interiores como la instalación exterior. 

Controlar los grados del termostato

Aunque es uno de los momentos más difíciles de controlar, la verdad es que debemos concienciarnos para ajustar el termostato nunca por encima de los 21 grados. Esta es una temperatura más que aceptable para estar por casa, que podemos complementar con ropa adecuada o con otros trucos, para garantizar que el calor se quede dentro de la casa durante los meses de invierno. 

Subir el termostato por encima de esta temperatura puede ocasionar que las facturas se incrementen entre un 7 y un 15%, por lo que siempre debemos intentar mantenernos por debajo de los 21 grados. 

Aprovechar el sol en casa

El sol es uno de nuestros grandes aliados para calentar un hogar, por lo que es importante aprovecharlo para ahorrar energía. Dependiendo de cómo dé el sol en cada casa, podremos bajar el termostato incluso hasta los 15 grados, subir las persianas y abrir las cortinas para que el sol pueda calentar toda la estancia. Sencillo, gratuito y con resultados. 

Un buen aislamiento, nuestro mejor aliado

Estamos seguros de que una de las mejores inversiones que puede hacer cualquiera en su hogar es invertir un poco de dinero en el aislamiento. Cuanto más y mejor esté aislada nuestra casa, menores serán los costes de energía y más a gusto estaremos durante los meses de frío. Buenas ventanas, puertas y persianas son nuestros mejores aliados en este sentido. 

Además, también os recomendamos que incluyáis en vuestra casa gomas, burletes o bajos de puerta, de modo que evitemos en la máxima medida que el calor se escape por puertas y ventanas. 

Aprovecha tus actividades diarias

En general, todos los días en las casas se llevan a cabo actividades que generan calor residual. La idea es aprovechar este mismo calor para bajar el termostato y poder ahorrar un poco en la calefacción. Los ordenadores, el horno o la cocina son algunos ejemplos de actividades que generan calor por sí mismas y que nos pueden ayudar a mantener, una estancia o toda la casa (dependiendo del tamaño y la distribución) caliente sin necesidad de calefacción. 

No obstruir las fuentes de luz y calor

Finalmente, un aspecto también muy importante a la hora de ahorrar energía es intentar no bloquear las fuentes de luz y calor. Con esto nos referimos por ejemplo a que en muchos hogares se tiende a cubrir los radiadores con muebles o cortinas o a dejar las persianas bajadas mientras da el sol en la habitación. Este es un error que debemos evitar, ya que así aprovechamos mejor la energía, la luz y el calor natural. 

 

Dejar respuesta

Responsable: Domingo Lorenzo Santana Finalidad: Gestionar los comentarios del blog Legitimación: Consentimiento del destinatario Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en el aviso legal.

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad

Responsable: Domingo Lorenzo Santana Finalidad: Gestionar los comentarios del blog Legitimación: Consentimiento del destinatario Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en el aviso legal. *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.